La distopía de los que apoyan el Brexit

Me despertó la radio al lado de la cama que cobró vida, dejándome brevemente perdido entre un mal sueño y la realidad. Dos reporteros del Servicio Mundial de la BBC discutían tranquilamente sobre una nación enloquecida. Su comida necesitaba ser almacenada. Las medicinas se estaban acabando. Los puertos estaban atascados y las autopistas se estaban convirtiendo en grandes parques de camiones. Los extranjeros huían, las casas de acogida vaciaban el personal, la fruta yacía sin recoger. ¿Dónde estaba?

Entonces, a través de mi lenta conciencia, alguien llamado Dominic Raab comenzó a hablar de sándwiches de tocino, lechuga y tomate y a escribir 75 “avisos técnicos”. Mientras tanto, el primer ministro iba a vender pornografía infantil a la policía en África. ¿Qué pesadilla fue esta? ¿No será la Gran Bretaña del siglo XXI?

Una situación complicada

Más tarde descubrí que la ambición de Raab era validar la tesis de Brexit de Theresa May de que “ningún trato es mejor que un mal trato” y asegurar al público británico que su BLT no se vería afectado en caso de que el primero surgiera como el destino del país. Pero si esto no era un trato, ¿qué podría ser un trato peor? Después de Brexit suave y Brexit duro, ahora tenemos a Brexit loco, ladrando como loco.

Tras el referéndum de Brexit, había dos opciones plausibles, la blanda y la dura. Con arreglo a la primera, el Reino Unido se retiraría de las instituciones de la Unión Europea, pero seguiría siendo miembro de su unión aduanera, con la mayoría de las características de su mercado único más amplio. Esto honraría el deseo de los importadores, exportadores e irlandeses de una frontera “sin fricciones” con el principal socio comercial de Gran Bretaña, la UE.

Este concepto de “anillo exterior” preveía la incorporación de Gran Bretaña a Noruega bajo el antiguo régimen de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC) del que disfrutaba antes de incorporarse al mercado común en 1973. Abandonaría la UE pero permanecería dentro del Espacio Económico Europeo, manteniendo el control sobre asuntos como la política agrícola y pesquera. Noruega no tiene “voto”, pero ejerce una fuerte presión cuando la UE le afecta. Para el Reino Unido, el progreso constante hacia un mercado colectivo de bienes, servicios y trabajo – iniciado y defendido por Margaret Thatcher en 1986 – seguiría en pie.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*